El mejor falafel de Valencia (puedes hacerlo tú)

Sí, y voy a explicaros cómo. Como fan de la comida internacional, y concretamente de la árabe (sí, el kebab y todo eso que os coméis con placer de madrugada al salir del after), he descubierto hace poco cómo elaborar esas pequeñas croquetas deliciosas que, en un intento de no hincharme con un bocadillo turco, empecé a pedir en vez de carne.

Como he dicho, el falafel es una croqueta vegetal a base de legumbres típica de la cocina de Oriente Próximo que suele acompañarse con salsa tahina, tiras de lechuga, cebolla, col y tomate, además del pan de pita.

Se trata de una comida barata, facilísima de hacer, muy sabrosa y además, sana.

¡Estudiantes del mundo, añadid a vuestra dieta basada en arroz, pasta y ensaladas esta delicia árabe!

Falafel

Los ingredientes son muy baratos (a excepción de los pistachos, pero vamos, rascaros el bolsillo) y fáciles de encontrar. Con las cantidades que os señalo obtendréis pasta para unos 8-10 croquetas, dependiendo de lo grandes que las hagáis.

150-200grs de lentejas y/o garbanzos crudos. Yo elegí la modalidad con lentejas, mi favorita, pero podéis realizar el proceso exactamente igual con los garbanzos e incluso mezclar ambas legumbres. Es importante que unas ocho horas antes de utilizarlos, los dejéis en remojo para hidratarlos (jamás hervirlos).

20-30 Pistachos.

Dos dientes de ajo. El falafel no suele repetir, pero si os quedáis más tranquilos, partid el diente de ajo en vertical y extraed el germen o raíz.

Perejil al gusto. Aprovechad que váis al súper y pedidlo fresco en la sección de pescadería. También vale utilizar cilantro.

Sal.

Aceite. Aunque lo usaremos para freír las croquetas (nunca para hacer la pasta), yo suelo utilizarlo de oliva, pero de girasol también vale.

La elaboración es tan sencilla como mezclar todos los ingredientes crudos con una batidora (insistid hasta que consigáis una pasta lo más homogénea posible), previa hidratación de la legumbre que hayamos escogido, en un recipiente con agua unas horas antes de preparar esta receta.

Ahora tan sólo tenéis que ayudaros de una cuchara para coger una pequeña cantidad de pasta y, como si fueráis niños jugando con plastelina, darle forma de bola con las manos. Las croquetas pueden quedarse redondas o si lo preferís, podéis aplastarlas ligeramente para darles forma de disco. Además, también podéis hacer croquetas más grandes, imitando la forma de una hamburguesa.

Para finalizar tan sólo falta freír los falafels hasta que se queden dorados, retirar el aceite que sobra con papel de cocina y presentar como más os guste, si es con alguna salsa para mojar (en principio de tahina, aunque la de yogur o el hummus también van bien) mejor que mejor, ya que la croqueta de por sí queda un poco seca. También podéis haceros vuestras propias pitas como véis en la foto, o presentarlo a modo de hamburguesa vegetal.

Si ni por estas os he convencido para que os aventuréis a hacerlo vosotros mismos, os dejo algunos establecimientos en Valencia donde encontraréis falafels que, no serán como los vuestros, pero casi alcanzan la categoría de exquisitos.

Beirut King - Cura Femenia, 12. Felip María Garín, 4. Paseo de la Alameda, 50.

Layali – Escultor Alfonso Gabino, 10.

Marrakech – Verger, 1.

Balansiya – Paseo de las Facultades, 3.

Fotos: Pinterest.

Autor: Laura Vilar

Comparte esta entrada en

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>